Publicado el Deja un comentario

Un poco más de un mes después…

En Argentina llevamos 5 semanas de cuarentena. Salí varias veces de casa, algunas para mis cosas, otras para llevarle cosas a mis padres. Ellos sí hace 5 semanas que no cruzan el umbral de la puerta. 

En estas 5 semanas pasaron muchas cosas: preocupaciones, mi perro tuvo convulsiones y está con mi novio en Santa Clara (al lado de Marpli, ruta de por medio), no pude estar ahí para ninguno de los dos. Una amiga con sus padres lejos, un hermano infectado y un padre internado por otros motivos. Alguien que conozco y quiero tuvo que denunciar y pedir una perimetral para otro ser, en plena cuarentena. Apareció el cuerpo de Claudia Repetto y ese mismo día tuve una especie de ataque de pánico que pude controlar porque sé de qué se trata y el autoconocimiento y la meditación me ayudan muchísimo a controlar mis emociones negativas. Mi sobrino se quedó llorando en la ventana, desesperado para que entre a la casa, tanto que se subió a su mesita, alcanzó las llaves y me quiso abrir al grito de “quiero tía adentro acá”… Ver a mi hermano y a mi prima en la puerta de mi casa por trabajo, todos con la cara cubierta y a una distancia impensada, necesitar abrazarlos y no poder. Extrañar profundamente a muchos, a todos… 

Pero también pasaron otras cosas… Reconozco que los primeros diez días fueron duros emocionalmente para mí, pero más que nada por el miedo de que alguien que quiero se enferme o enfermarme yo misma y no poder verlos nunca más, no despedirnos. Sin embargo, una vez que pasaron esos días todo empezó a cambiar. Empecé a levantarme de buen humor, a disfrutar del día, a planear cosas nuevas, a buscarle la vuelta para poder seguir dando clases este año, es lo que más me gusta y vamos a tardar en volver a dar clases como las conocemos (por eso esta semana va a haber unas novedades muy lindas 🤗), pude planear mi colección de invierno y verano, avanzar con mi tesis (Diplomatura en Diseño Sustentable) y conectar conmigo en lo más profundo. En este tiempo pude volver un poco a mi esencia, agradecer todos los días, mágicamente no me preocupa el dinero y el trabajo aparece sin parar.

Pero hablemos un poco de lo macro

En todo el mundo estamos en casa, en todo el mundo se vio como la naturaleza agradeció, en todo el mundo se vio cuanto consumimos de más y que poco nos hace falta. En todo el mundo se vio solidaridad con el de al lado, con el que más necesita, no necesariamente con acciones solidarias para lo que está fuera de nuestro entonrno, también con nuestros padres, abuelos, vecinos, aprendimos a agradecer al sistema sanitario, aprendimos la importancia del contacto físico, aprendimos que, cuando tenemos un poco de tiempo, lo que más deseamos es estar con los que queremos, estamos más pendientes que nunca si alguien necesita algo. Aprendimos a mirarle la cara a nuestros vecinos y que un WhatsApp a alguien puede cambiarle el día. En mi caso, tengo una vecina que trabaja en el Hospital Regional y lo primero que pensé fue “tal vez puedo hacerle las compras”… Nunca antes se me había ocurrido, es una persona que conozco poco pero que es siempre muy agradable, muy luminosa, muy conectada con el mar y la naturaleza y que, en este momento, necesita mucho más que yo, porque está en primera linea de riesgo, no puede darse el lujo de quedarse-en-casa… 

Esta semana fue el día de la tierra, se celebra hace sólo 50 años, creo que es en el aniversario que más paz sintió la tierra, porque, como estamos en casa, la dejamos un poco en paz. También se cumplió un nuevo aniversario del derrumbe de Bangladesh, un ejemplo clarísimo y literal de lo que es el consumo masivo de moda y como nos afecta… La fábrica en Bangladesh tenía grietas que habían sido denunciadas, nadie escuchó a los trabajadores (quienes eran completamente explotados) y al día siguiente se derrumbó, dejando miles de muertos. Había muchísimas marcas que mandaban a confeccionar sus productos ahí, incluídas Zara y Topshop, marcas que no ayudan al ambiente en lo más mínimo, generando toneladas de prendas en forma de desechos, que, en muchísimos casos, luego las prenden fuego en lugar de hacer algo productivo como buscarles una segunda oportunidad o donarlas para uso o para que otros hagan algo que pueda generar ingresos con eso. Pero, en realidad, nosotros acompañamos a esas marcas consumiendo todo lo que nos ponen adelante de la cara y creo que, este tiempo de estar en casa, nos pone frente a frente con como y quiénes somos como consumidores. Todos tenemos un lado flaco en el consumo, está bueno repensarlo y ver qué estamos haciendo hoy para que este, el nuestro, sea un mundo mejor y más sano, no? 

Te dejo este video que a mi me hizo pensar un montón y me resultó muy gráfico ⬇⬇⬇

Lo que más deseo para todes…

Lo que más deseo es que aprendamos y que cuando todo esto pase, porque va a pasar, como todo, no volvamos a ser los mismos. Ojalá sigamos cocinando rico, alimentándonos mejor, haciendo ejercicio, juntándonos con amigues y familiares, siendo más conscientes, pensando en el de al lado y disfrutando del afuera, del aire, de la costa en mi caso, de los parques. Ojalá aprendamos a viajar por nuestro país si somos afortunados de viajar, ojalá sigamos comprando al comercio de cercanía, que necesita mucho más esa compra que el mega supermercado de cadena. Ojalá aprendamos la importancia de hacernos presentes en la vida de les otres y ojalá salgamos más fuertes de todo esto, con la menor cantidad posible de pérdidas, en todos los aspectos, pero más que nada en lo que se refiere a víctimas fatales. Venimos haciendo las cosas bien, no aflojemos ahora!! Ayudémosnos entre todos, lavémosnos las manos y, todos los que podamos, quedémosnos en casa ♥

Como siempre me gustaría leer tu opinión, qué te pasa, como la llevás… Tenés los comentarios más abajo para poder hacerlo ☺

Te abrazo a la distancia y espero que nos veamos cara a cara muy pronto otra vez, para compartir, para celebrar y para estar juntas! 😍😊💖

Publicado el Deja un comentario

Slow Living…

En unos días se cumple un año desde que me mudé sola. La verdad es que muchas cosas no salieron como esperaba y no en todos los casos eso fue algo negativo.

El hecho de estar sola en casa, aunque durante varios meses novio vivió acá, me dio tiempo para pensar y ver qué era lo que estaba “fuera de lugar”. Así fue que me di cuenta que mi trabajo como diseñadora de indumentaria perdía fuerza, mis hábitos empezaron a estar más en linea con la naturaleza y cortar un montón de prendas todos los meses, usando muchos (muchísimos) recursos para obtener cada corte de tela, usando mucha cantidad de electricidad, agua y muchos otros recursos, para más adelante formar parte de la pila de “residuos” textiles que circulan por todo el planeta… No estaba en linea con lo que siento, con lo que hago todos los días, con lo que reduje mi consumo de plástico, con todo lo que reduje mi basura y lo que trabajo para encontrarle a-cada-residuo-su-lugar… Fue por eso que quise empezar a producir sólo con textiles naturales, textiles biodegradables, textiles que cuando fueran a la pila de residuos se integraran a la tierra, textiles teñidos sólo con descarte de frutas y verduras (que luego de preparados los tintes van al compost), con la menor cantidad de químicos, para que su impacto sea menos negativo… Pero después de un tiempo me di cuenta que, si bien el impacto era menor, era más de lo mismo, con un impacto más amigable sí, pero con el mismo impacto de hacer siempre prendas nuevas, desde cero, con nuevos textiles.

Así que terminé con un montón de telitas teñidas con palta, cebolla, manzanilla, nuez, eucalipto y algunas cositas más, pero con muchas nuevas ideas! Después de un tiempo de ver todo lo que te contaba antes dejé de teñir, sigo guardando todo el descarte porque sé que lo voy a usar, pero decidí darle una vuelta de tuerca a todo el proyecto 🙂 

Si mirás atentamente la foto de más arriba te vas a dar cuenta cuanto material hay ahí para trabajar, cuantas prendas sanas, casi sin uso hay, cuanto material textil NUEVO listo para convertirse en algo distinto, así que sí, mi decisión fue empezar a trabajar sobre prendas que ya existen, sobre prendas que tienen una segunda oportunidad, una nueva vida ♥ 

Partir de una prenda ya hecha requiere de más imaginación, requiere de una planificación, se necesita trabajar con lo que tenemos. A pesar de eso las oportunidades son infinitas! Porque hay que llevar la imaginación mucho más allá de lo que se necesita para empezar de cero. Las prendas pueden desarmarse, se puede usar solo el textil disponible, se puede cambiar partes de la prenda, puedo teñir, combinar, bordar y, lo más importante, es que puedo empezar a cumplir ese deseo tan profundo que siempre he tenido (o por lo menos desde hace un tiempo) de dedicarle muchas horas y toda mi energía a una prenda por vez ♥ Porque cuando uno es independiente y trabaja de lo que ama, la profesión deja de ser solamente eso, una profesión, mi trabajo es una forma de vida. Por eso necesito que mi vida y lo que hago para vivir estén en comunión, que sean parte de lo mismo. 

En esta primera prenda hice un bordado, saqué un bolsillo y le agregué un pedazo de dènim para convertirla en un vestido. Cambié los botones por unos antiguos de nácar, que me regaló una persona especial. Y aí le dí una nueva oportunidad a una prenda que había caído en desuso, me llevó varios días de bordado, preparación y mucho amor en cada paso. El resultado es una enorme felicidad! ☺

En esta segunda prenda sólo hice un teñido con cebolla, que quedó en un color hermoso y le hice un bordado en la misma gama. El resultado me encantó, mucho, mucho! 

Así que en eso estoy, en tratar de reducir, reutilizar y reciclar, porque los números son alarmantes, el planeta se queja constantemente y mi vida y mi trabajo van siempre de la mano, juntos. Ojalá te guste mi nueva propuesta y te haga pensar en tus consumos, en qué pasa con las prendas que descartás y en qué podría pasar si les das una segunda oportunidad o buscás quién pueda hacerlo por vos ♥

 

Deseo que tengas una gran semana! Y que de a poco, todas, empecemos a ser más responsables con lo que consumimos y, por resultado, con lo que descartamos! ☺ Como siempre te invito a comentar más abajo qué pensás y que te parece esta nueva forma de hacer moda ♥

 

Ana

Publicado el Deja un comentario

Qué es la moda?

Qué es la moda? Muchas veces es una pregunta que suena, que muchos nos hacemos… La respuesta? En su definición dice: “Gusto, costumbre o uso, o conjunto de ellos, propios de un grupo, un período de tiempo o un lugar determinados.” La moda es en realidad eso que expresamos como sociedad. 

A lo largo de la historia la moda deja muy en claro que es lo que sucede en su contexto. Hay una guerra? La moda cambia. Hay una hambruna? La moda cambia. Hay prosperidad? La moda cambia. Ya hace un tiempo que vengo repitiendo una frase “la moda es cada vez más anárquica” porque en el mundo pasa de todo!  

Y las tendencias?

Las tendencias son un conjunto de ideas, conceptos o elementos que van en una dirección. Cuando hablamos de las tendencias de la moda, me gusta decir que son una guía, cuando no sabés por dónde empezar, podés buscarlas y ver qué va o no con vos. Es importante saber usar las tendencias como “una guía” y no como algo que sí o sí tenemos que usar. Ma gusta adaptar las tendencias a mi guardarropas y no que mi guardarropas se adapte a ellas, adaptarlas a mi estilo de vida y no al revés. Está bueno sentirse libre de no usarlas, de no seguirlas, pero, incluso si estás en contra, también las estás siguiendo.
Ser diferente no es algo negativo, es algo espectacular! Hay una genia, gurú de moda que se llama Iris Apfel (si no la conocés, te invito a que la investigues, porque es una genialidad. También hay un documental en Netflix) que dice “Cuando no te vestís como los demás, no tenés que pensar como los demás”… Le podemos dar la vuelta y decir que “si no pensás como demás, no tenés por qué vestirte como los demás”… 

 

Siempre me sentí diferente a la gente de mi entorno, por ejemplo en el colegio, siempre quise usar cosas que nadie usaba, pero, en ese momento, era “bulleada”… Y me reprimía el deseo, terminaba con el mismo jean y remera que todos, un poco frustrada, pero pasando más desapercibda. Me costó mucho entender que no era mi culpa y que yo no era la persona que “esas personas” me decían (reconozco que a veces todavía me cuesta). Que ponerme esas cosas definían mi personalidad y se las mostraba al mundo. Por eso cuando empecé a estudiar y empecé a saber, a conocer, a entender por qué la moda era lo que era, decidí que iba a trabajar para todas “las diferentes” como yo, como vos, como tantas. 

No fue hasta que estudié asesoramiento de imagen que se me abrió un mundo aún más grande para poder acompañar a otras a potenciarse a ellas mismas, a animarse a encontrar un estilo propio, a aprender a comprar lo que les gusta y necesitan y no lo que los demás les dicen que deberían, a auto-conocerse, a amarse, a respetarse y, sobretodo, a aceptarse ♥ Amo crear y diseñar, pero acompañar a otra, como vos, como yo, a re-encontrarse con ella misma y a darse una nueva oportunidad de amarse y re-conocerse… No tiene precio! Este año empecé con los talleres y se dan momentos hermosos, porque entre todas nos vamos apoyando y potenciado, el girl-power en su máxima expresión! ♥ Porque sí, la moda tiene su costado frívolo, pero vivimos acá, en esta sociedad, en este mundo dónde la imagen cuenta, dónde lo que tenemos puesto habla por nosotras, pero si lo usamos a nuestro favor… Es una genialidad!

Y qué me recomendás?

Te recomiendo que te quieras, que te aceptes, que te gustes un montón! Que aprendas a conocerte, que conozcas tus puntos fuertes y los no tanto. Qué sigas las tendencias, si es lo que te gusta, pero que también crees las propias. Que no dejes que nadie te baje la autoestima, porque somos todas diferentes, pero todas hermosas ♥ Que sepas que siempre hay algo para vos. Te recomiendo que encuentres tu propio estilo y lo explotes al máximo! Te recomiendo que seas muy feliz! 🙂 
Dentro de esta web, en la sección de tips hay un montón de información que podés usar a tu favor y si necesitás un poco de guía, siempre podés dejarme un comentario por acá abajo y nos comunicamos 😉 
Espero que termines tu día muy feliz y que tengas una gran semana! 

 

Publicado el 2 comentarios

¿Qué es eso de estar a la moda?

Hace unos días que le vengo dando vueltas a una frase que, hoy por hoy, me parece un poco vintage… Qué es para vos estar a la moda? Es seguir todas las tendencias aunque no vayan con tu estilo de vida? Es tratar de tener el cuerpo que se espera que tengas? Es hacer rutinas imposibles aunque sufras el proceso? O por el contrario es estar a TU moda? Con tu estilo de vida y actividades, con lo que REALMENTE te gusta, haciendo las actividades que te gustan y disfrutando lo máximo posible de todos tus días? 

Si sos de las primeras y te gusta y te hace feliz, buenísimo! Eso es lo que importa, que al final de día sientas satisfacción. Si sos de las primeras, pero lo estás haciendo porque es lo-que-se-espera-de-vos o sos de las segundas pero seguís sin hallarte con vos misma, quiero contarte que hay muchas cosas que podés hacer para que tu estilo de vida, lo que pensás y sentís y tu imagen estén en armonía ☺

Primero lo primero

Lo primero que tenés que hacer es saber quién sos, quién querés ser y qué querés que los otros vean de vos. Estas tres cosas no siempre van de la mano, pero podemos hacer que las tres sean armónicas y ninguna pese más que la otra. Parecen tres preguntas difíciles de contestar, pero si te parás a pensar y, sobretodo, a sentir, vas a descubrir que las tres están bien adentro tuyo y más conectadas de lo que pensás. 
Quién sos? Qué te define? Como no sé quién está leyendo esto, no sé quién sos, jaja, pero sí te puedo contar quién soy yo. Yo soy Ana, hija de Ana y hermana de Ana -sisi, como lo leés, mi madre y mi hermana se llaman igual, aunque las tres tenemos diferente segundo nombre, menos mal!!- hermana de Juan e hija de Eduardo. Tengo 34 años y la dicha de trabajar de lo que amo. Soy muchas cosas, soy diseñadora, soy alumna, enseño, soy bordadora, un poco oveja negra, novia de Leo, mamá de Timo y Morrison -gato y perro respectivamente-, no tengo hijos humanos y, por el momento, no deseo tenerlos, pero sí me imagino mamá de alguno “cuando sea grande”. Trabajo en moda desde el año 2007 y no sigo las tendencias, no me visto como se espera de mí, en mi placard hay prendas de diseñadores (el 80% de mi placard es Desearás 😉 ), prendas de retails y muchas prendas heredadas con muchísimo amor, prendas que, algunas, tienen más de 50 años. Tengo muchos zapatos, porque me encantan, algunos tacos no los uso hace años, pero como diría Marie Kondo, los guardo porque “sparks joy” en mi vida. Los nervios hacen que mueva mi peso constantemente, por eso hay diferentes cortes de ropa, lamentablemente, hace un tiempo que me cuesta bajar los kilos de más que tengo -confieso que son varios- así que la talla ya subió y sólo guardo un pantalón de mi cuerpo anterior que sueño con que vuelva a cerrar. Hay cosas que me dan inseguridad y otras de las que me siento muy segura. Todo lo que hago para vivir me da felicidad y emoción, aprendí que si no es así, siempre pierdo tiempo y dinero. Hace un poco menos de un año empecé a meditar todos los días y lo hago hasta en las vacaciones, porque me mantiene más en eje, aunque a veces se me corra un poco. Aprendí a quererme y aceptarme. Soy divertida, me gusta crear y no me gusta hacer siempre lo mismo, por eso voy cambiando de lenguajes una vez cada tanto. Aprendí a aceptarme y quererme y a saber que lo que ya no quiero o no me gusta, lo puedo cambiar. 
Quién quiero ser? Esta misma que te conté, pero más segura y menos ciclotímica, jaja. Un poco más exitosa y sin kilos de más. 
Qué quiero mostrar? Exactamente todo lo que te conté, un poco más sana + lo que quiero ser.

Genial, y esto? Para qué me sirve?

Te preguntarás para que sirve todo esto… Tengo que decirte que para mucho. Si queremos proyectar una imagen en el exterior, tenemos que tener claro quiénes somos y quiénes queremos ser en el interior.

Saber quiénes somos y quiénes queremos ser nos muestra que tan cerca o lejos estamos de eso qué queremos. Y, aunque te parezca una tontería, a la hora de vestirnos influye un montón! 

Si tu día está lleno de actividades en oficinas, bancos, reuniones con empresarios, no vas a usar lo mismo que una persona que está llena de actividades en su casa. O si después de trabajar tenés reuniones con amigues, no es lo mismo que ir a buscar a los chicos al colegio y llevarlos a la plaza. Significa que una que viste de traje no puede hacer lo mismo que una que trabaja desde casa? Obvio que sí! Cada una tendrá que adaptar su indumentaria a las actividades que le deparan el resto del día. 

Si querés mostrar una imagen seria y pulcra, seguramente no te vas a poner lo mismo que alguien más descontracturado e informal, por eso definir quiénes somos y cuál es nuestro estilo de vida o a qué estilo de vida queremos llegar es clave y super importante. 

Veamos lo que sigue

Lo que sigue es armar nuestro fondo de armario, ese que te saca la presión, ese que sabés que está ahí para sacarte de un apuro y que podés “manotear” cualquier percha, casi, sin mirar. 
Qué es un fondo de armario? Es una serie de prendas que te combinan con todo: un jean con el corte perfecto para vos, un pantalón, una falda, un vestido/mono, algunas remeras (no necesariamente de algodón/modal/jersey), una camisa (si usás), un blazer o chaqueta, un par de sweaters o saquitos, un par de zapatos clásicos (de esos que no pasan de moda) y otro calzado. 
Tengo que tener todo esto si o sí? La respuesta es no. No te gustan los pantalones? Tendrás que reemplazarlo por otra prenda que te haga más feliz, lo mismo con todas las prendas.
Una vez que esto está listo, ya está! Ahora sí, podés relajarte y no “sufrir” cada vez que pensás… QUÉ ME PONGOOOOO! 😉  

llegamos al final…

Llegamos al final con todo esto de descubrirnos y realizarnos un poco más… Bah, en realidad nunca llegamos al final realmente, no? Porque vivimos cambiando, mutando, creciendo, subiendo, bajando… Así somos y esta es nuestra aventura! 
Si te sentís un poco perdida en este safari, siempre me podés dejar tus comentarios por acá abajo o mandarme un mail a anapaula@anapaulaseara.com y, en marzo y si estás en Marpli, podés sumarte al taller de asesoramiento, que tiene una duración de tres clases (jueves 7, 14 y 21 a las 18hs), donde vamos a descubrir juntas todo esto! ♥

 

Qué tengas una excelente semana! Nos vemos por las redes! ☺♥

Publicado el

S.O.S.: Fiesta Electrónica!

S.O.S.: FIESTA ELECTRÓNICA!

En la historia de mi vida nocturna nunca fui de ir a fiestas electrónicas, ni outdoor, indoor o ningún tipo, hasta que… Hace tres años me puse de novia y, adivinás? Él es DJ! Así que empecé a ir a fiestas, por supuesto no toca todo el tiempo, es su pasión y (por ahora) pasatiempos.

Cada vez que me cuenta que tiene una fecha mi cabeza empieza a repasar todo mi guardarropas… Un sin fin de prendas que nada tienen que ver con el dresscode que se ve en esas fiestas. No es que sea una persona muy formal, ni mucho menos, pero no sé, siempre me cuesta, y viste que cuando no pertenecés a un determinado ambiente sentís la necesidad de mezclarte, aunque, por supuesto, nadie lo nota porque cada uno está en la suya.

Esta última fecha empecé a pensar sin parar, encima de todo, en Marpli fueron semanas de muchísima humedad y mucho calor para fin de abril, hasta que uno de esos días, probándome un jean, descubrí que estaba roto… Eureka! Vamos a bordar ese jean, con un motivo un tanto psicódelico y hacerlo short… Bingo!

PASO 1: CORTAR SIN MIEDO!

Lo primero que tenés que hacer es agarrar la tijera y cortar a la altura de la rotura,en mi caso estaba justo en la entrepierna, ese lugar donde se gastan tooooodos los jeans, por eso marqué el largo que me gustaba y después lo vamos a solucionar 😉

PASO 2: ELEGIR EL DISEÑO Y TRANSFERIRLO

En el segundo paso vamos a elegir el diseño y tansferirlo con un carbónico de color, en mi caso usé rojo, vienen amarillo, verde, blanco y los clásicos negro y azul, generalmente no los recomiendo para transferir diseños sobre tela, porque manchan mucho y no se van; los de color se van a medida que vas bordando.

Para poder marcar bien puse un cartón (puede ser madera, libro, revista, lo que tengas a mano y te sirva para la tarea!) dentro de la pierna, porque la ubicación es justo sobre el lateral y el carbónico y el papel se rompen por las costuras del tiro y la otra pierna. Después no queda más que ubicar el carbónico, el diseño sobre el carbónico y marcar todas las líneas. 

Al transferir quedaba muy clarita la linea del carbónico, lo más probable es que en un rato se empezara a borrar, así que lo repasé con un lápiz acuarelable de color amarillo, que tiene un poco más de contraste con la base y además me iba a durar mucho más. 

PASO 3: ELEGIR LA PALETA

Quería que fuera un diseño full color así que elegí una paleta bien variada y de colores fuertes y vibrantes. Amo los colores y más cuando empezás a combinar muchos! Lo mejor de elegir colores neutros o jean como base es que podés jugar mucho más sin preocuparte tanto. 

PASO 4: MANOS A LA OBRA!!! 

Lo primero que hice fue empezar por la nariz del ciervo, no quería hacer contornos tan definidos ni rellenos muy planos, entonces hice una puntada al lado de la otra, todas en la misma dirección, algunas superpuestas, otras más separadas, que quedara irregular.

primero tenés que ubicar el bastidor
puntadas irregulares, todas en un mismo sentido
por último usé un tono más fuerte, pero del mismo color

Una vez que terminé la nariz empecé por el resto de la cabeza, delimité la parte de la quijada con punto hilván, la idea, como ya te había comentado, es que nada quedara tan delimitado.

mezclé colores formando paneles
lo único que delimité fue el ojo
al ojo le agregué onditas y decoré con flores

Los detalles quedan a elección de cada uno, me gusta que sea bastante libre, de hecho uso las transferencias como una guía, siempre termino cambiando todo sobre la marcha, me divierte mucho más la improvisación.

Hice paneles de color sobre toda la superficie de la cabeza y cuello, para dar volumen por medio del color.

El ojo lo delimité bien con punto atrás y diferentes grosores de contorno, agregué una linea de punto hilván y más abajo toda una linea de punto cadena formando onditas. 

Fui bajando y decorando parte de la superficie del cuello con flores (de punto cadena), bolitas de nudo francés y puntadas sueltas.

las orejas también las trabajé con paneles de color y punto hilván
los cuernos tienen diferentes puntos
hice una composición de diferentes lineas

A los cuernos le quise dar una forma más fantasiosa y armé una composición de lineas: hay algunas lineas que simulan los cuernos reales y otras que se transforman en hojas y plantas.

Usé de base el punto hilván, en algunos casos ese mismo punto recorre curvas, dando sensación orgánica y en otros terminé los bordes con punto cadena.

Para darle más continuidad y que no quede solo, como aplicado en el lateral, hice puntos “V” sueltos, de los dos lados del ciervo. Puntadas sueltas y de diferentes colores, dando un efecto de “esfumado“.

paso 5: Reparar!

Resulta que la rotura estaba demasiado visible (no se como no la vi el último tiempo que usé ese pantalón), entonces decidí, directamente, reparar.

Corté la parte rota y de las piernas del jean saqué el nuevo pedazo que iba a reemplazar la rotura, como me quedaba un poco ajustado, de paso, le dí un poco más de recorrido al tiro.

Marqué bien al borde la rotura y corté.

Después medí bien todo el recorrido (con el centímetro de canto) y me dispuse a cortar la pieza que falta.

 

uní con alfileres la pieza que cortaste al short, para que coser sea más sencillo y no se mueva

Lo único que me queda ahora es sacar la maquinita y coser! Si no tenés máquina o no sabés usarla, no pasa nada! podés trabajar con punto atrás toda la costura interna y hasta podés hacerle punto hilván desde el derecho para reforzar la costura y decorar.

Ya con la pieza pinchada tenés que coser con costura recta a un centímetro del borde, cuando terminás toda la pasada, podés pasar una costura zig-zag bien por el borde, o mejor aún si tenés overlock.

Para terminar hice el dobladillo simple, con las hilachas a la vista para darle un toque más desaliñado y que siga con esto del “desprolijo” que había trabajado con el bordado. Le pasé costura zig-zag todo alrededor de la botamanga para que no se siga abriendo y quede bien sujeto.

paso 6: terminar

Una vez que terminamos con toda la parte de costura sólo queda emprolijar: cortar los hilos, las hilachitas que quedaron colgando por demás o no nos gustan y si lo querés planchar, aun mejor, las costuras se asientan bien cuando planchamos. 

paso 7: outfit completo!

Ya tenía listo el short, ahora tenía que decidir los complementos: remera rayada sin mangas (Remera Navy, podés buscarla en el perfil de Facebook de Desearás) + mis amadas Converse azules + campera engomada. En el pelo una trenza de costado, apenas maquillaje salvo… las uñas! Sí, lo reconozco, me las pinté de un amarillo furioso! Lástima que no brillaban en la oscuridad, así estaba más a tono con toda la ambientación de la fiesta ;).

Hacía un montón que no escribía, así que, hoy, me desquité! Espero que les haya gustado, que lo puedan hacer y que me dejen sus comentarios de dudas, consultas y sugerencias. Todos los puntos que nombré en este paso-a-paso están en la sección de tutoriales de esta página o haciendo click en cada uno de los puntos :).

Hasta la próxima! Feliz domingo para todos! ♥

Publicado el Deja un comentario

Hablemos de felicidad…

Hoy fue uno de esos domingos bien domingos… En Santa Clara llovió desde el mediodía (horario en el que amanecí). A veces hace falta recuperar energías y nada mejor que tomarse un día para que todo sea como sea… No despertador, no horarios, no presiones, sí felicidad! 

En Santa Clara se arrancó tarde, se tomaron matecitos en la cama (con bordado en mano, obvio), se almorzó rico, se disfrutó un poco de las plantas y el pasto y se volvió a la cama.

Salvia, además de rica, una belleza de flores ♥

Mientras novio y perro dormían, yo disfrutaba de Karate Kid II (un estreno… jiji), tomaba mate y terminaba de bordar una de las sorpresas que vienen para lo que sigue de noviembre, pero lo mejor de todo…. es que estrené bastidor! Sí, un bastidor precioso que me trajeron de regalo, con mucho amor. Para una #EmbroideryLover & #EmbroideryAddict no hay nada mejor que tener cosas “bordaderiles” para estrenar! 


Nuevo e infinitamente bello bastidor ♥

Navidad #ILoveChristmas ♥




Cuando los hombres de la casa despertaron, disfrutamos de unas deliciosas medialunas, que novio fue a comprar, incluso con la lluvia, mientras yo seguía bordando! Y seguimos con los estrenos: “El día de la marmota”… Y es que para que son los domingos de lluvia si no para ver pelis viejas y pachorrear todo el día? 

Un domingo así de feliz sólo se puede terminar de una manera: ducha calentita, sábanas limpias, música francesa de fondo y mi gato ronroneando al lado mientras escribo ♥ No puedo pedir más para el fin/comienzo de semana, no puede haber sido un día más feliz y terminar de la mejor manera: haciendo lo que amo y compartiéndolo con el universo!



Les deseo a todos una semana muy feliz! 


Como siempre te invito a que me sigas en todas mis redes:

Facebook
Instagram
Twitter
Web

Y si no te querés perder de nada, llená el formulario de contacto así nos mantenemos en el ídem 😉