Publicado el Deja un comentario

¿Por qué celebramos el día mundial del reciclaje?

El 17 de mayo se celebra en todo el mundo el Día del reciclaje. Este día fue establecido en 2005 por la Unesco, como una oportunidad para recordar la importancia de la estrategia de RECICLAR, REDUCIR Y REUTILIZAR.

Si bien, cada vez, toma más peso la frase “el mejor residuo es el que no se genera”, es muy importante empezar a naturalizar la acción del reciclado, para poder llevarlo a cabo de manera cotidiana. Naturalizar esta acción y este concepto, genera que no tenga un peso negativo empezar a trabajar en las cosas que tenemos en casa, hace que no sea “mal visto” reparar un objeto, un electrodoméstico, una prenda. 

Teniendo en cuenta el concepto de reutilizar, podemos llevarlo a la acción de la misma manera. ¿Por qué sentimos la necesidad de usar y tener todo el tiempo cosas nuevas? Tal vez, pienso, es porque compramos sin pensar demasiado, entonces los objetos y bienes que tenemos, no tienen tantísima importancia, pues hay otros para reemplazarlos o intercambiarlos. Entonces, ¿qué puedo hacer yo, como ciudadana común, desde mi lugar? Seguí leyendo ¡y te cuento!

Economía Circular

A raiz de estos conceptos (reducir, reciclar, reutilizar: las 3R), nace un movimiento llamado economía circular. No es solamente una forma de trabajo, sino que es una filosofía. Quiénes trabajamos en economía circular, entendemos que determinados materiales que, a simple vista, podrían ser basura, son recursos muy valiosos para darles una segunda oportunidad.

Es así que, este modelo, es muy útil para reutilizar y reciclar determinados recursos. Voy a habarte de lo que yo sé, que tiene que ver con mi trabajo en la industria textil y lo que voy a contarte es lo que yo hago y los elementos que uso, pero lo que tiene de interesante este concepto, es que cada proyecto toma elementos tan distintos como el trabajo que hacen cada uno de ellos. 

En mi caso reutilizo dos grupos de materiales: textiles y alimenticios. 

Los textitles, claro está, son para poder trabajar en nuevas prendas. Pueden ser telas, prendas en desuso (incluso rotas), paños tejidos, hilados y avíos. Lo más duro del recurso textil, es que muchos de estos textiles están en perfecto estado para usar. Muchas veces son telas que quedan al final del rollo o mal guardadas, retacería, restos de tizada (lo que queda del corte de una prenda) o, simplemente, necesitan el espacio para poder poner nuevas. En otros caso, sobre todo en relación al tejido, son paños fallados, con puntos corridos, agujeros o cualquier otro tipo de error.

En cuanto a los alimenticios, reutilizo el residuo que queda de esos alimentos luego de ser consumidos o antes de ser vendidos. Es el caso de las cáscaras y carozos de palta, las cáscaras de nueces, yerba usada, restos de poda y las cáscaras de cebolla. Estos recursos los obtengo de lo que tiran otras industrias, ellos no pueden hacer nada con esto, pero yo sí. 

Yo, consumidora

Al principio de esta nota, te dije que tenía para decirte cuáles eran las acciones que como consumidores podemos tomar… Bueno, llegó el momento y la respuesta ¡no te sorprenderá! Ser más responsables y conscientes a la hora de generar nuestros consumos. Te preguntarás ¿en qué modifica toda la cadena este comportamiento?, bueno, la realidad es que como consumidores tenemos un enorme poder, somos quiénes generamos la demanda de los productos que están disponibles en el mercado. Si hacemos una investigación sobre los productos que estamos consumiendo, vamos a poder elegir con mayor consciencia. Cuando hablo de investigación no me refiero e que nos convirtamos en Sherlock Holmes 🤣 Digo que nos hagamos algunas preguntas. Las más importantes, desde mi punto de vista, son;

♥ ¿Realmente lo necesito/quiero?

♥ ¿Tiene sentido que haga esta compra?

♥ ¿Qué fin va a tener cuando deje de usarlo?

♥ ¿El packaging es biodegradable/compostable/reutilizable? ¿Puedo pedir sin packaging? Un ejemplo clarísimo es cuando compramos algo de un tamaño mínimo y, de todos modos, lo recibimos en un paquete o bolsa que va a durar unos minutos y luego no vamos a saber qué hacer con él.

♥ Esta marca ¿es responsable de sus residuos? ¿De su producción?

♥ Este poducto ¿es durable en el tiempo?

Exigirle a las marcas que se responsabilicen de los efectos de producción y de post consumo de sus productos, es una forma de ser responsables, pero también lo es hacernos cargo nosotros de lo que hacemos cuando terminamos de usar lo que compramos. Elegir la mejor calidad, dentro de nuestras posibilidades económicas, es una decisión que muestra una gran responsabilidad, porque de esa forma, sabemos que no va a ser algo que vamos a desechar en muy poco tiempo, un ejemplo muy claro es el de la indumentaria. Las prendas baratas tienen un montón de costos ocultos. El más sensible, y terrible, es el de los y las trabjadoras que intervinieron en la cadena productiva, si el precio es bajo, el sueldo de quiénes lo hicieron, lo es aún más. También es muy probable que la calidad del textil sea baja, por lo que en pocos usos, esa prenda va a empezar a sufrir algunas cuestiones, la más comín, es el peeling o “pelotitas” que se hacen en las prendas, sobre todo, en las partes que más fricción tienen, como las axilas, los puños y todo lo que tiene mucho roce. Es entendible que accedemos a lo que podemos pagar y no hace falta endeudarse para comprar cualquier cosa, pero si elegimos lo mejor, dentro de nuestras posibilidades, sabemos que va a durar más en el tiempo y eso es un ahorro en si mismo, porque no vamos a tener que reemplazar eso en un tiempo mayor, osea, no vamos a tener que omprar uno nuevo.

La revolución es la reparación

Aunque parezca una locura, hoy por hoy, en la ola de consumo en la que vivimos, reparar es un acto revolucionario. Reparar vae la pena cuando lo que estamos reparando también lo vale. Elegir prendas especiales (aplica a cualquier cosa que compremos) hace que las cuidemos más, que querramos usarlas más y que, llegado el momento, nos haga sentido querer repararlas. Reparar, en este caso, lo leemos como reciclar. Por eso, deseo que en este mes, dónde celebramos este día, puedas elegir algunas prendas que quieras mucho y te decidas a darles una nueva oportunidad, reciclándolas y hasta cambiándoles un poco algo, para que siga siendo hermoso usarlas.

Espero que te sea de utilidad este post y que puedas reparar algo que tengas dando vueltas por ahí 🤗 Como siempre, me encarnaría leer qué pensás de todo esto y saber si conocías este día.

Espero que tengas un día hermoso! Te mando un abrazo a la distancia.

Ana Paula

 

Publicado el 2 comentarios

La vida es una maratón

Hace unos días que vengo pensando en esto… Me reconozco como una persona inquieta y ansiosa, siempre tratando de hacer todo en tiempo récord y diciéndome frases como “Hoy tengo que terminar toda esta lista de cosas”, listas que incluyen más ítems que horas del día…

Desde hace años que soy mi propia jefa, los tiempos los pongo yo, ¿a dónde quiero llegar tan apurada? ¿Tanta diferencia hay si esas camisas las tengo hoy o mañana? Las respuesta son: no sé y no, no va a haber tanta diferencia por un día de distancia, aunque sí va a impactar en mi salud mental y física.

Volviendo a la primera de las dos preguntas, la frase “no llego” la tengo incorporada en mi vocabulario desde hace años, pero una vez más, ¿a dónde? La realidad es que la ansiedad, el deseo de crecer, la curiosidad, pero sobre todo la ansiedad, muchas veces hace que todo lo midamos en cuestión de tiempos, logros y tareas cumplidas, medir, medir y medir. Y si los resultados no son los (imposibles) que me habá planteado al inicio del día… ¡Hola, frustración!

La realidad es que desde el mes pasado estoy trabajando en los nuevos y futuros hitos de Natural, tuve una mentoría en la Universidad de Palermo que me cambió la cabeza y volvi con ganas de tomarme (aún) más en serio lo que hago, por eso llegué y empecé a pensar cuáles eran los pasos a seguir, organicé el contenido de agosto, como venía haciendo los últimos dos meses y me junté con una diseñadora gráfica que está trabajando en algunas cuestiones referidas a la imagen y comunicación, tuve una sesión muy intensa con una asesora y acá estoy… Con el contenido pensado, pero la cabeza explotada y llena de contratiempos que no me permitieron sacar fotos, filmar o tener esas cosas a las que pensaba sacarles fotos y filmar 🤦‍♀️🤷‍♀️ El punto es, me estoy tomando mi tiempo para hacer más y mejor, para delegar lo que haga falta, para crear un equipo que me permita crear con mayor libertad y da muchísimo miedo soltar el control, pero también alivia, da muchísimo miedo no estar presente en redes, pero también es lo que puedo hacer… Siempre queremos que cosas nuevas y mejores entren en nuestra vida, bueno, para que eso pase, es necesario hacer el espacio ♥ En eso estoy, dándome espacio. Espacio para crear, espacio para buscar la nueva casa de Natural en Marpli, espacio para co-crear con la diseñadora gráfica, para encontrar una costurera que tenga ganas de trabajar en pequeñas cantidades de prendas complejas, espacio para crecer, porque si está todo hasta el techo de cosas, es imposible pegar el estirón.

La conclusión de esto es: 

1. Estoy más grande, jaja. Me permito el espacio y me permito hacerme cargo de que no me gusta correr sin parar y sin el objetivo claro de hacia dónde estoy yendo.

2. Primero lo urgente y luego lo importante: sin equipo de trabajo estable, es muy difícil estar en todo, por lo que primero necesito encontrar un espacio cómodo y acorde a lo que quiero ofrecerles a ustedes y que responda a lo que puedo invertir en él, después buscamos como hacer el contenido.

3. El salto hay que darlo cuando el coracón late con fuerza. Estoy en ese momento, sé que es ahora (aunque el contexto no parezca el mejor) y que no quiero dejarlo pasar, entonces mejor frenar para tomar impulso.

4. El miedo, la aniedad y la poca tolerancia a la incertidumbre, son de los peores compañeros que una puede tener. Son importantes y muchas veces nos ayudan a determinar cuando estamos en peligro, cuando es mejor “salir de ahí”, pero siempre tenerlos a raya y domados, porque si no, al menos a mí, me toman por completo.

Sólo quería comartir con vos en que ando, hace mucho que no escribo y es por eso, porque no paro, pero hoy tuve realmente ganas de hacerlo y contarte todo esto, capaz estás en una situación parecida y te sentís acompañada :). 

Estoy lista para saltar y sentir el viento en la cara, espero que nos encontremos del otro lado del salto.

Gracias por estar ahí desde hace años ♥

Te dejo un abrazo

Ana Paula

Publicado el Deja un comentario

#SeptiembreSegundaMano

Ya estamos en septiembre, la primavera llega en un abrir y cerrar de ojos, nos sacamos los abrigos, los sweaters pesados, los bufandones, todo para darle paso a las telas más livianas, los tejidos más fluidos y los colores más claros. Cambian las tipologías, dejamos atrás los pantalones por las faldas o vestidos, cambiamos las remeras térmicas por camisas y blusas, tenemos más ganas de cambiarnos, vemos el sol durante más horas… Bueno, en Marpli tarda un poquito más en llegar, honestamente hasta octubre/noviembre poco de eso pasa! 

El detalle a tener en cuenta con todo esto es el cambio de guardarropas, tenemos lo que creemos necesario para encarar una nueva temporada en materia de indumentaria? Lo más probable, aunque creas lo contrario, es que sí. El tema es que todas las marcas de ropa empezamos a mostrarte prendas nuevas, en escenarios más amables y a les consumidores nos da ganas de ser esa persona sentada al sol o caminando por la playa, por eso sentimos la necesidad de consumir esa imagen que nos están mostrando. 

Sin embargo, este año, la ONG OXFAM lanzó una campaña acompañada por el hashtag #septiembresegundamano, que nos invita a no comprar prendas nuevas durante estos 30 días. En cambio, nos alientan a reformar, reciclar, adaptar y cambiar las prendas que ya tenemos en nuestros guardarropas! Y en el caso de necesitar prendas nuevas, que elijamos las de segunda mano. Cuáles son estas prendas? Bueno, hay varias opciones. Podemos elegir comprar en negocios de segunda mano, como las ferias americanas o ferias vintage. Otra opción es comprar prendas que estén upcycleadas. 

El upcycling es un recurso que usamos muchos diseñadores para darle más de una oportunidad a un textil o una prenda anteriormente producida. Hay muchas de maneras de hacer upcycling, puede ser simplemente intervenir una prenda ya hecha o puede ser desarmarla completamente y hacer algo nuevo, diferente, dónde no tengamos ni una pista de lo que era al principio. Cuál es el beneficio de ésta técnica? Que no necesitamos empezar de cero, que los recursos que se usaron al principio no están desperdiciados como pasa cuando descartamos una prenda después de su uso. SI es un textil o prenda en buen estado, por qué no volver a usarlo? 

Desde ésta web te invito a ver mis prendas upcycleadas (todos la línea de sweaters y tejidos lo son) y conocer mis servicios de trabajos a medida, que no siempre significa hacer una prenda/traje/vestido desde cero, sino que podemos trabajar en la reforma de algo que vos ya tengas en tu casa y quieras darle otra oportunidad. Otro recurso que te recomiendo para aportar a #septiembresegundamano es trabajar en tu guardarropas, en tu imagen personal, pero no desde una óptica fashion-victim, sino de reconocer tu estilo e imagen propia, para que aprendas a hacer compras inteligentes y que cada pieza en tu guardarropas sea especial, desde la camiseta más básica hasta la prenda más sofisticada! Podés encontrar el taller de Imagen Personal en este link!

Conocías ésta iniciativa? Conocés a OXFAM? Contame todo en los comentarios! 

Te mando un abrazo con distancia y protocolo, nos leemos pronto! 

Ana Paula

Publicado el Deja un comentario

Me doy el lujo

Hace unos días vengo pensando en la palabra lujo. De qué hablamos cuando hablamos de LUJO? Cuando era chica y discutía con mi mamá o me retaba por algo (seguramente con razón) ella solía decirme “y encima te das el lujo de (complete aquí con lo que se le venga a la cabeza, en su caso, generalmente era “de contestarme”). Pero, qué es el lujo en realidad? Según el diccionario:

lujo

 
nombre masculino
  1. 1.
    Exhibición o manifestación de riqueza.
    “el lujo es un concepto tan subjetivo que en él cabe todo, desde el caviar beluga al placer de no tener que hacer nada”
     
  2. 2.
    Cosa o conjunto de cosas prescindibles que suponen gran gasto de dinero o de tiempo.
    “pretendía pasar ocho meses navegando por el mítico río estudiando monumentos antiguos y en un barco con todo tipo de lujos”

Pensaba que, como en todas las épocas, las palabras y los conceptos van mutando. Las filosofías de vida, las maneras de pensar y sentir también mutan, se adaptan a nuevas formas y, por eso, el concepto de lujo no es la excepción. Durante siglos el lujo fue prohibitivo para el común de los mortales, sólo quienes participaban de alguna manera en la realeza eran considerados dignos de lujos. Con la revolución industrial y la democratización del arte, pequeños lujos fueron posibles para la mayoría de las clases sociales, de todos modos, siempre seguía en relación con la ostentación, el dinero y los objetos materiales. 

Con el rap y el Hip Hop, empezó a pasar algo parecido: la ropa de marcas internacionales, las cadenas doradas de eslabones enormes, los anillos y todo tipo de ornamentación se hizo presente en la escena cotidiana, cuanto más, mucho mejor! 

Pero… Qué pasa ahora? Ahora que nos empezamos a hacer más conscientes de nuestro entorno, de que lo que hacemos tiene siempre un costo para el planeta y para los demás seres que lo habitan, que tenemos nuestra finitud tan visible con esta pandemia en la que estamos inmersos… Sólo basta con entrar a un portal, prender la tele o mirar las redes para volver a conectar con eso… Ahora también el lujo es relacionado directamente con la ostentación? Tal vez para una parte de la sociedad sí, entendamos también que las cadenas y los anillos pasaron a ser pasajes de avión, pero durante más de un año no fue posible subirse a uno de esos… Entonces, insisto, seguimos dándole el mismo significado a la palabra “LUJO”? En mi opinión, para una porción de la población, ese concepto es otro. Hice una pequeña muestra en mis redes, pregunté cuándo sienten que se están dando un lujo? Y, si bien, hubo muchas respuestas que tenían que ver con lo material, hubo muchas otras que tenían que ver con lo emocional, con el bienestar, con compartir. Esos pequeños “lujitos” que nos damos cuando tomamos la decisión de comprar un alfajor a la pasada del trabajo y, tal vez, comerlo en el camino, esa salida en pareja que, más allá de comer afuera, significa cambiar de ámbito y sentarte a disfrutar con el otre un momento diferente, dejar el el celular, la tele, las redes por un rato y conectar. Puede ser una juntada o videollamada con una amiga a la que no ves hace mucho y tomarte dos termos de mate entre charla y charla. Puede ser darte el lujo de criar a tus hijos como quieras y creas, sin importar lo que opine el resto del mundo. Puede ser ser más sustentable, consumir marcas (que hay un montón) que estén alineadas con esta filosofía, o, por qué no, tener unas aromáticas en la cocina y comer más rico todos los días, o una huerta y saber exactamente qué estás comiendo. También, en este contexto, ver seres queridos y abrazar con distancia social, es un lujazo! Acá te dejo algunos ejemplos de las respuestas en instagram.

A nivel personal, mis lujos son muchos! Me doy el lujo de trabajar de lo que más me gusta en el mundo, de sentir que estoy contribuyendo al planeta de una u otra forma. Me doy el lujo de ser consciente de (la mayoría) de las cosas que consumo e intento cambiar las que me hacen ruido. Me doy el lujo de tener una pareja feliz, porque trabajamos juntos para que así sea ♥ Me doy el lujo de estar triste a veces y respetarlo, de revolver en mi interior y tratar de ser una mejor versión de mi cada día. Y el más lindo de mis lujos, es regalarme una meditación cada mañana, antes de desayunar, para empezar el día un poco más tranquila, aunque no siempre resulte en las horas que siguen 🙈🙏

Date el lujo de regalarte un momento para vos! ♥ En la foto Ruana WAYRA, Camisa y Pantalón Blanca.

Te invito a que me cuentes cuáles son los tuyos con el #medoyellujo, darnos cuenta de los lujos que tenemos y nos regalamos, tomar consciencia de esas pequeñas cosas, nos hace estar más felices! Espero que hoy y cada día te des el lujo de regalarte un momento para vos, el que sea, el que elijas, no tiene que durar más de 5 minutos, pero ahí vas a saber la importancia de tener una vida llena de lujos! ♥

Te abrazo a la distancia y con protocolo 😷😊, espero que te identifiques un poquito con algo de todo esto ♥ Dejame tus lujos por acá abajo en los comentarios o en las redes.

Ana Paula

Publicado el Deja un comentario

El guardarropas sustentable

Desde hace algunos años la palabra “sustentabilidad” nos acompaña en muchos ámbitos de la vida cotidiana. Si bien tiene diferentes aplicaciones según el área en que la encontremos (ciencia, salud, ambiente, economía, etc), me gusta quedarme con una que dice “El desarrollo sustentable supone la administración responsable y eficiente de los recursos naturales de cara al futuro. Implica la conservación del equilibrio ecológico sin dejar de lado el progreso material.” Entonces, qué tiene que ver esto con la moda o la indumentaria? Tiene TODO que ver, por qué? Porque en las últimas décadas la industria textil se volvió una de las más contaminantes del planeta, no sólo por sus procesos productivos, sino por la cantidad de desechos anuales que genera. Esto tiene que ver con que pasamos de tener dos colecciones anuales (primavera/verano – otoño/invierno) a tener muchísimas más. Las marcas internacionales sacan colecciones “entre colecciones”, generando un mínimo de seis: las colecciones crucero, las de entretiempo, entre otras miles de posibilidades que surgen de la creatividad del mercado para vendernos más y que dure menos el uso de esas prendas. Como somos consumidores obedientes, sucumbimos ante el deseo en forma de necesidad de adquirir esas prendas, esos equipos y esas propuestas que nos ofrecen las marcas, ya no solo por las prendas en sí mismas, sino por la idea de que vamos a ser más felices y más parecidas a las personas que aparecen en las gráficas de las marcas, por supuesto esto es todo de forma inconsciente, al comprar tenemos una sensación de gratificación inmediata, que se desvanece a los minutos o al primer uso de esa prenda que luego queda arrumbada en un estante, tal vez caída en el fondo y encontrada meses después casi sin recordar que estaba ahí. 

Está mal comprar? Por supuesto que no, de hecho yo te vendo un montón de cosas y no por eso me considero una villana! Lo que, tal vez, no está tan bien es el comprar por comprar. La sustentabilidad se fundamenta en tres pilares: el ambiental, el social y el económico. El mundo de la moda tiene muchas debilidades en estos tres aspectos, el primero es que los procesos productivos a nivel ambiental tienen mucho consumo de agua, el uso de solventes y energía. El social, las condiciones de trabajo poco dignas para un sector determinado. El económico, el gasto desmedido en cosas que después no vamos a usar, como es el ejemplo del packaging: kilos de papel, cartón, impresiones de etiquetas, bolsas plásticas y un montón de otras cosas que se convierten en descarte automáticamente sacamos la prenda de su empaque. Entonces, qué puedo hacer yo como consumidora para no contribuir o contribuir en menos medida con todo esto? Lo primero que puedo hacer es saber quién soy, qué quiero, qué me gusta y qué necesito. Cómo se logra esto? Reconociéndonos, Buscando en nuestro interior para reflejar en nuestro exterior, hay ejercicios muy, muy simples que podemos hacer para esto. Uno es pararse frente al guardarropas (es un super buen momento el cambio de temporada) y observar. Cuáles son los colores qué más encuentro? Cuáles son las prendas que más se repiten? Cuáles son las prendas/calzados/accesorios que dejé de usar hace tiempo? Esto nos va a dar una primera idea de qué sí y que no nos gusta o nos identifica. El segundo paso sería probar esas prendas, ver cuáles son los cortes con los que nos sentimos más cómodas, qué nos resulta práctico y versátil para todas las actividades que hacemos cotidianamente y pensar en qué prendas o complementos nos harían falta para aprovechar mejor lo que tenemos. Es importante que descartes lo que no va más con vos y más importante aún, que no vuelva a ingresar a tu guardarropas algo similar. 

A la hora de comprar, siempre tener en cuenta la calidad, comprá la mejor calidad que te permita tu presupuesto. No es necesario “endeudarse” para tener nuevas prendas, las opciones son infinitas, a solo un vistazo de instagram podés encontrar muchísimas marcas que tal vez no exploraste antes a buenos precios en relación a su calidad. Si sos una persona a la que la motiva lo social, también podés investigar quién y cómo están hechas las prendas y cosas que comprás para vestirte. Es muy sencillo, sólo tenés bucear en internet y ahí va a aparecer todo. Dónde se hicieron mis prendas? En las etiquetas, generalmente, figura y ahí podés darte una idea de las condiciones en que esa prenda fue confeccionada… También podés comprar a marcas o empresas que trabajan éticamente a nivel social y/o  ambiental. Prendas de fibras naturales o con procesos amigables con el ambiente. 

Y ahora? Qué hacemos con lo que descartamos? Hay muchas opciones para esto, una muy interesante es reunirte con amigas (con distancia y cuidado, pues pandemia) y hacer intercambios de prendas, es super lindo tener algo de alguien que queremos, no? Cuántas veces tenemos prendas casi nuevas que a alaguna de nuestras amigas le gustaba mucho? Es una opción regalársela o hacer un cambio por otra que ella ya no use. Otra opción es vender. Hay muchos circuitos de ferias de segunda mano o ferias americanas, donde podemos llevar nuestras prendas que están en impecable estado para que alguien más pueda comprarlas y también podemos comprar nosotras prendas ahí, o hacer un intercambio con las personas a cargo de estos negocios. Es bastante interesante esta propuesta. 

Por supuesto está la donación a comedores, fundaciones y demás proyectos sociales. Tené en cuenta siempre preguntar previamente, porque es tanto el descarte de indumentaria que, a veces, ellos mismo están abarrotados de estos artículos. 

Por último y no menos importante, podés ponerte en contacto con emprendedores que trabajen con recuperación o reciclado textil, somos cada vez más, afortunadamente! En ese caso podés hacer intercambios o venderles tus prendas en desuso como materia prima de trabajo, si no conocés a nadie y estás leyendo esto podés contactarte conmigo y te cuento qué puede servirme. 

Así que, en conclusión, para tener un guardarropas más sustentable lo único que hay que saber es quiénes somos, qué queremos mostrar al mundo de nuestra personalidad y elegir bien las prendas que entran en casa. Lo bueno es que no hace falta quedarse con una sola opción, siempre que compres a conciencia podés mezclar todo, un poco de esto, un poco de aquello y tener un guardarropas más rico en colores y texturas, con más personalidad, la tuya, obvio. Un guardarropas más adaptable a tu vida, a lo que querés y más durable en el tiempo, por qué? Porque lo vas a amar! Y te vas a sentir “en casa” cada vez que te vistas ♥ Si necesitás ayuda para identificar todas estas cosas siempre podés inscribirte en el taller ⭐ Conectá con tu imagen ⭐ y exploramos juntas tu mundo! Y también te dejo el vivo que hice hace unos días hablando de esto mismo, tal vez te resulta más cómodo que leer 😉 porque lo podés dejar de fondo mientras hacés algunas actividades. 

Si tenés alguna duda, te invito a escribirme en los comentarios o mandarme un mail a anapaula@anapaulaseara.com, que te respondo lo más rápido que puedo! 

Que tengas un gran fin de domingo y una mejor semana! ♥ Te abrazo a la distancia y con protocolo 😊😅

 

Ana Paula

Publicado el Deja un comentario

Comunidad

Hace unos días pude subir a esta misma página un directorio con emprendedores de algunas provincias del país que usan descartes orgánicos para hacer sus tintes, como es mi caso y el de muchos.

Desde 2009 que trabajo tomando todas las decisiones necesarias de mi emprendimiento absolutamente sola, antes fue Desearás, ahora es Natural y Ana Paula Seara, las veces que intenté asociarme no fueron experiencias geniales, por eso me resulta tan importante poder armar comunidad, comunidad con otres que hacen lo mismo, comunidad con personas que entienden perfectamente por lo que vos estás pasando: lo que es para celebrar y lo que no lo es tanto, las buenas experiencias y descubrimientos, las frustraciones cuando algo no sale como esperamos…

Me encantó poder conocer a una parte de estas mujeres que, además de hacer lo mismo que yo, son fabulosas en lo que hacen en sus proyectos, me encanta sentir que vamos todas para un mismo lado, me encanta descubrir que cada vez somos más las que pensamos que la competencia es con una misma y no con el de al lado y que conocer personas que hagan algo similar a lo que hacés vos no significa que no hay espacio para ambas. Y, que al revés de lo que venimos escuchando hace muuuuuuuuuuuuuchos años, si somos más podemos agruparnos y trabajar en conjunto, podemos avanzar más fácilmente, podemos acompañarnos y, en términos prácticos, si somos muchos, podemos juntarnos y hacer compras (por ejemplo de materias primas) conjuntas, podemos juntarnos y tener un espacio grande donde cada proyecto tenga visibilidad, podemos juntarnos y armar un directorio que tiene la idea de cubrir todas las provincias de este hermoso y vasto país que tiene tanto para dar.

Siento que vamos por buen camino, que estamos entendiendo mejor la forma de trabajar, que eso también ayuda a bajar el stress, que sentirse acompañada suma un montón y, si me lo permitís, creo que parte de ese aprendizaje se lo debemos al feminismo ♥ Y también a como funciona la naturaleza, como todo lo transforma en un ciclo sin fin y cómo es generosa de raíz: un árbol que da frutos no se guarda ninguno, los da todos sin pensar 🙌

Así que también te agradezco a vos, que estás leyendo esto, porque sos parte de esta comunidad. Estoy muy agradecida con todas las personas que se sumaron en estos últimos días, dar a conocer mi trabajo y compartirlo con vos es algo que me da mucha, muchísima alegría ♥ Gracias a todas las personas que me traen sus descartes, no se dan una idea cuánto significa para cada emprendedor, pues #tudescartemielementodetrabajo ♥ Un gracias especial a Dafna, @lalocaltaper (si no la seguís y te interesa el mundo sustentable, no sé que estás esperando 😉) que siempre está tratando de juntar gente que se pueda sumar entre sí, para hacer llegar a más personas que no es tan complejo como pensamos romper con la caja mental que tenemos muchas veces, pero con una bajada real, con algo que podemos hacer realmente, de manera simple y modificando muchos pequeños hábitos 😊

Y vos? Te sentís parte de alguna comunidad? Me encantaría que me cuentes y que también me cuentes qué pensás de esto de la buena-competencia y del proyecto que armamos con estas genias!

Que tengas un hermoso día ♥

Ana Paula

Publicado el Deja un comentario

Lento

Muchas veces escuchamos por ahí la expresión slow-fashion, que no es otra cosa más que la moda lenta, sólo que en inglés, desde este lado del charco, sentimos que todo suena mejor.

Hace un tiempo decidí dejar atrás los procesos industriales y sumergirme en el mundo de la moda lenta… Qué es la moda lenta? Se supone que es un tipo de moda que no va a la velocidad vertiginosa a la que va lo que estamos acostumbradas a ver desde la creación del fast fashion, que no cambia constantemente con las tendencias y que se encarga de generar prendas y objetos más duraderos, atemporales.

Qué es para mí? Para mí es natural ♥ Es respetar cada uno de los materiales que intervienen, respetar cada proceso, crear prendas que se adapten a los diferentes formatos de cuerpo y a las actividades que hacemos, que la ropa no sea un impedimento, que nos facilite la vida. Para mí es esperar 24 horas a que un material suelte su magia tintórea y recién ahí empezar a preparar el tinte, es respetar a ese material que antes fue alimento o que recubría uno, es bordar lento, respirando en cada puntada, es encontrar nuevos lenguajes y nuevas formas. 

Para mí la moda lenta es trabajar en colecciones pequeñas, que puedan convivir con prendas anteriores, es crear una tendencia propia, es usar técnicas de sastrería para producir cada modelo, es buscar sentirme en paz conmigo, con lo que hago y con el planeta, mi casa y la tuya también. Es elegir materiales que cumplan con determinados requisitos, como las fibras y los tintes naturales, que van a permitir que esa prenda sea lo más biodegradable posible (pues Argentina y no siempre se consiguen materiales 100% naturales a precios accesibles), confortable, suave y que la quieras usar siempre y que, ojalá, cuando te canses de usarla puedas regalársela a alguien que la ame tanto como vos y que la siga usando, como cuando era chiquita, que en mi casa se invertía en prendas que usábamos todas a través de los años.

Ojalá vos también te enamores de la moda lenta y puedas descubrir en esta web, en mis perfiles de redes sociales y en todas las formas de comunicación dónde me encontrás, la magia en todo esto, ojalá que cuando adquieras una de mis prendas, uno de mis bordados, puedas entrecerrar los ojos y ver todas las horas, todo el respeto y todo el amor que va en ese objeto para vos ♥

Feliz anteúltima semana de este año tan, pero tan raro, pero que tanto nos ha hecho conectar con las pequeñas cosas!

Ana Paula

Publicado el Deja un comentario

Esperaba que llegaras!…

… Que llegaras primavera! 🌸🌼 

Los cambios de meses, estaciones y años, son más un cambio mental que real, el solcito en Mar del Plata se deja ver hace algunas semanas, los días son más largos hace rato -por suerte-, pero siempre que llega la primavera algo me pasa ♥ Puede ser que justo, justo coincida con el cumpleaños de una de mis personas favoritas, mi hermana 🤗 O también que las plantas se ponen más verdes, aparecen muchas más flores, florecen los cerezos, los ciruelos que tienen esas flores tan preciosas y muchas frutas y verduras deliciosas se ven por todos lados. Espero todo el año para comer frutillas ricas, espárragos y alcauciles, verlos en los cajones de la verdulería me da felicidad y esa sensación inigualable de sentir la Navidad y mi cumpleaños a la vuelta de la esquina 🥰🎄🤶🧁

 

 

Desde hace algún tiempo me siento mucho más conectada con la naturaleza, puede ser por estar trabajando de manera más consciente, recibiendo todo lo que la naturaleza tiene para brindarme: los tintes naturales, las estampas con flores (que estoy probando de a poquito) y ayer hasta empezamos una huerta en macetas con novio 🤗 Siempre quise tener frutas y verduras salidas de la planta, con una terracita y patio de baldosa, lo voy logrando! Veremos qué sale, qué sobrevive, pero lo lindo fue comprar los plantines, ir al vivero, buscar el lugar en la terraza, juntar macetitas de aquí, de allá, cajones de verduras que me trae mi verdu amigo y algunas latitas… Hermoso. Hermoso también ver las raíces enroscadas en cada plantín, los colores fascinantes… Se me abrió un mundo nuevo, o un pedacito nuevo de este maravilloso mundo! 💗🌎

Por último, ya les conté cientos de veces que me cambié de casita, pero lo que no les conté es que desde la ventana de mi cuarto se ve una planta, que tiene unas vainas gamuzadas (sisi, parecen de felpa). Lo que yo pensaba es que la planta estaba seca, porque el tronco se ve apagado, medio gris, pero la sorpresa mayor me la llevé estos días cuando encontré que empezó a florecer. Tiene una ramita “colgante”, como si fuera un racimo de uvas, pero lleno de pimpollitos color violeta, se llama glicina y, me dijeron por ahí, que da muchas flores con un perfume exquisito, así que tengo un nuevo motivo para esperar a que florezca por completo!

Por hoy me despido, te deseo un gran comienzo de primavera, que el sol nos llene de energía y, pronto, podamos volver a disfrutar del aire libre!

Te mando un abrazo grande! Y como siempre, te invito a dejarme tus comentarios por acá abajo 🙂 

Feliz primavera! Feliz semana! 

 

Ana Paula